Situación del sistema penitenciario en el Perú

Solapas principales

Situación del sistema penitenciario en el Perú

administrador | 17/Jun/2016 |

 

 

Julio César Magán Z. 
Presidente del Consejo Nacional Penitenciario

 

El sistema penitenciario nacional, enfrenta numerosos desafíos asociados a su principal problemática: el creciente hacinamiento de la población penal (que ya alcanza el 141%), afectando de manera directa tanto a la seguridad dentro de los establecimientos penitenciarios como a las actividades de tratamiento penitenciario, orientadas a la reinserción de los internos y a los servicios que se les brinda (salud, educación y trabajo). Lo que se afecta, en concreto, es la misión central del Instituto Nacional Penitenciario (INPE), es decir, la inserción social efectiva de las personas privadas de libertad. Los recursos humanos y logísticos con los que cuenta el INPE no han sido suficientes para revertir esta grave problemática. Esta situación con la implementación del Decreto Legislativo 1194 (ley flagrancia), el exceso de la prisión preventiva y el endurecimiento de las penas no hace más que agravarse.

Los esfuerzos desplegados por todo el personal del INPE, pese a estos problemas estructurales y de larga data, han permitido administrar de manera eficiente los establecimientos penitenciarios, medios libres y sedes administrativas. Convivir diariamente con la población penal supone un riesgo constante para nuestro personal, más aún cuando algunos internos son de alta peligrosidad. Sin embargo, creemos firmemente en el carácter rehabilitador de la pena que garantiza el uso responsable de la libertad del interno cuando egresa de un establecimiento penitenciario. La mayoría de internos en el Perú, más del 73%, solamente cuenta con un ingreso, generalmente por delitos contra el patrimonio. Son jóvenes que pueden y deben ser rehabilitados. Y ese es el compromiso que hemos asumido todos los servidores penitenciarios. Para ello, requerimos de insumos que nos permitan optimizar nuestro trabajo. Uno de ellos es, sin duda, el reciente Censo Nacional Penitenciario que se elaboró en coordinación con el Instituto Nacional de Estadística e Informática, Instituto Nacional Penitenciario y el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos. Esto pone en evidencia que el trabajo interinstitucional ha sido muy positivo.

Si bien contamos con una Unidad Estadística que realiza un valioso trabajo registrando y sistematizando información sobre los internos a nivel nacional, se requería información complementaria como la que arrojará el Censo Nacional Penitenciario. Ahora podemos conocer las características familiares de los internos, el detalle de los delitos que han cometido, si consumían o no drogas o alcohol antes de su internamiento, así como el alcance de los servicios que reciben en los establecimientos penitenciarios. De este modo, con el cruce de ambas fuentes, contaremos con un potente caleidoscopio que permitirá entender las características y dimensiones de la población penal con mayor profundidad a fin de tomar acciones más precisas a través de la Política Nacional Penitenciaria.

Finalmente, debemos entender que los problemas del sistema penitenciario repercuten de manera directa en la seguridad ciudadana, vale decir, en toda la sociedad. Por ende, es deber de las instituciones que conforman el Estado contribuir con el fortalecimiento del sistema penitenciario, lo que significa contribuir con el fortalecimiento de la seguridad de todos los peruanos.

 

 

Año: 
2016
Eje Temático: 
Penitenciario

Dudas o consultas sobre violencia o criminalidad

Contacta dejando tus datos para ayudarte